Un misterio de güevos

Ja ja ja. En una óptica de la calle del Arco, en la infame Salamanca-comercial encuentro esta lindeza: un belén con muchos (pero muchos) güevos, incluidos los de los autores que no han reparado en detalles, como el niño-güevo-de-codorniz o los soldados romanos, ovejitas, pastores e incluso un invasor catalán (el cagón o cagador). En su afán por representar con fidelidad las figuras de un poblado de la Judea de hace 2000 años no han dejado de representar los cerditos, incluso.

Belén de huevitos
Belén de huevitos


Pero, coño, que los judíos no comen cerdooooo

Huevos decorados como cerditos
Huevos decorados como cerditos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.