La temporada se adelanta

Es triste tener que volver a la re-inauguración de estas páginas con tanta antelación a la maldita navidad.Hace ya más de dos semanas que volví de vacaciones y comprobé con perplejidad que en un escaparate de la infame Salamanca ya estaban a la venta artículos navideños. No era el del cutre inglés, precisamente, sino el de una tienda “veinteduros” que ofrecía lo que los cristianos llaman “misterio”. Y pensé hacerle una fotito al día siguiente con objeto de ilustrar el texto que ahora leéis. No pude porque se me olvidó. Mas luego, cual no sería mi sorpresa al recibir un comentario del Malvado Margarito que me aseguraba haber visto en la perniciosa tv un anuncio de una conocida marca de juegos que hacía rebajas del 50% para solaz de los maltrechos bolsillos españoles. Y luego ya casi ni miré a los estantes de turrones en tres supermercados.

Cierto es que en algunos países europeos ya están incluso las lucecitas que hacen más feas (si cabe) las ciudades. ¿Qué pensarán estos señores con adelantar tanto y cada año más el comienzo de la temporada navideña?

Posibilidades:

  • Razonamiento: En navidad se vende bien, si adelantamos la navidad venderemos más
  • Error: Venderás antes
  • Razonamiento: Maricón el último
  • Error: No se ha cobrado la extra
  • Razonamiento: Venderé lo mismo pero en más tiempo
  • Error: La gente espera al final
  • Problema matemático: Si cada dos años se adelanta una semana la navidad, que termina en la semana 2 del año y este año empieza en la semana 42, ¿en qué año podremos decir que siempre es navidad?


Dejo al avispado lector la respuesta. Si así lo desea se puede complicar el problema con los siguientes parámetros: Campaña de vuelta al cole, Campaña de verano, Campaña de semana santa, Campaña del día de la madre, Campaña del día del padre, tantas y tantas campañas que nos convierten en monederos con patas y que ya hace tiempo me provocan las naúseas (J. P. Sartre, ayúdame) suficientes para mantener este sitio web como hacha de apagar la vela de mis desdichas, como muro de lamentaciones anti-consumistas, como hombro de amiga que soporte mis insoportables verborreas y, en definitiva, como grito de MECAGOENLAPUTANAVIDAD*.

He dicho

* Los nombres inicialmente pensados para esta web eran: MECAGOENLAPUTANAVIDAD o MECAGOENLANAVIDAD pero en un arranque de respeto por los creyentes en las supersticiones religiosas que justifican a duras penas esas fechas, me contuve y lo llamé de modo más ñoño pero igualmente efectivo que además es más corto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *