Megalomaniáticos

mo buen país de machos a todos nos gusta tenerla más grande. La expectación, digo. Y estos señores salmantinos cuyo escaparate se puede contemplar no dudan en gastarse una pasta infame en llenar el escaparate (más grande que mi casa, dicho sea de paso) de una bella estampa con su agüita y todo. Monísimo de la muerte de cabo a rabo. Que ¿dónde está el escaparate? El nombre del bicho ya te lo ha dicho.

Belén enorme
Belén enorme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *