Yo quiero uno parecido

Maniquí plateado desnudo como parte de un árbol de navidad.
El mito de Pigmalión hecho arbolito

A mí también me apetece tener un árbolito navideño de este tipo, del que salga una hembra en bolas y pintada de plateado. Eso sí, por favor, que la hembra sea de carne y hueso, que el mito de Pigmalión ya no me lo creo mucho. La foto, hecha en la zona de la plaza de Carmelitas de Salamanca y es una demostración (ya pondré más) de que lo pagano invade la celebración y que, menos mal, va mejorando un poco la estética típica y hasta desapareciendo el mal gusto.

Árbol de nata

Vean ustedes la innovación en el mundo de la pastelería, señoras y señores lectores y lectoras. El arbolito de hojaldre y crema lo vi en un negocio cerca del Cutreinglés de Salamanca. Esta relleno de nata y tiene hasta regalitos. ¡Qué mono! Si fuese portugués el negocio le podríamos llamar árbol de natal. Pero no.

Pastel hojadre con forma de árbol de navidad

Conchas (que asco)

Auténtica espantajada realizada con conchas de vieria vista en la “Taberna Celta” de Valladolid. El pulpo allí, se lo aseguro, es bastante mejor que la decoración navideña. De hecho es tan bueno que hasta merece la pena ir y sufrir la horterada del árbol.

Árbol de navidad con conchas
Árbol de navidad con conchas

Para los extraños a la ciudad de Valladolor les aclaro que el título es un juego de palabras hecho hace años con el nombre de una conocida actriz nacida en esos pagos.

El abominable hombre de la navidad

El diseño llevado a su máximo exponente en esta horrenda figurilla que quiere parecer un arbolito de Navidad combinado con un Papá Noel. Un lujo (probablemente asiático) cuya adquisición es posible en una tienda de la calle Mayor de Reinoso en Béjar y seguro en otros mil lugares de este puto planeta adorador de mitos.

Abominable hombre de la navidad
Abominable hombre de la navidad