Baltasar por necesidad

Mulato disfrazado de Baltasar

Si ustedes, como el que escribe, sienten vergüenza ajena cuando ven a gente vestida de algún tipo de bufón en esas pelis yanquis de navidad tan vomitivas, sabrán porque escribo esta entrada. Hoy he visto en la avenida de Mirat, en Salamanca, a un pobre muchacho mulato ataviado con un traje de fantasía dorado, tocado con turbante. Repartía algún tipo de publicidad, no sé de que negocio, con el gesto afable y la paciencia en ristre. ¿A qué hortera de “emprendedor” se le habrá ocurrido la original idea? ¿Pero no se habrá dado cuenta de que hay mejores maneras de hacer publicidad? ¿No se habrá parado a pensar ni un momento en la vejación que supone ese “puesto de trabajo”?

Hay, foto, se lo juro por San Baltasar, pero por problemas del servidor no soy capaz de subirla. Vuelvan por aquí cuando quieran que, en cuanto las condiciones tecnico-mentales lo permitan, pondré la fehaciente imagen bajo este texto.