El listo de turno nº1

Parece que los vendedores no tienen más pensamiento que sacarnos la pasta cuanto antes y de la manera más descarada. Qué pensar, sino, de un disco de canciones manidas en boca de un autor que tiene unos 46 discos en su currículum y le dedica el 47 a la navidad justo cuando empieza la temporada. Si no fuera porque los beneficios van destinados a dar de comer a pobres, este artículo sería más ácido, lo confieso, pero no soy tan insensible. Ni tan hortera como para comprarlo. Otro gallo cantaría si vendiese fotos de su novia en bolas, por poner un caso, que seguro que vendía más copias y nos hacía disfrutar en lugar de sufrir escuchando las mismas melodías ñoñas de toda-la-puta-vida. 

Portada de disco
Portada de disco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.