El niño la bola

Espantajada encontrada en un escaparate y que parece la última moda en mierdangas navideñas. Un niñojesús metido en bola de cristal rellena de agua. Sólo superable por el horroroso pato coronado que lo escolta. Cada navidad parece que no se superará el límite de horterada de la anterio, pero parece que aún no se tocó fondo.

Niño, bola y pato rey
Niño, bola y pato rey

Empieza la tortura

Y no es coña. Para muchos de los humanos viandantes que pisan estas calles la navidad es una tortura horrorosa en muchos sentidos: visual, estético, acústico, humano, ecológico, estomacal y social. Esta página será un homenaje a todos ellos, que están invitados a escribir tanto en el libro de firmas como artículos. ¡Sean ustedes bien recibidos, enemigos de la navidad!

La crisis

La crisis se nota en cada detalle de nuestras vidas. Fíjense en este “misterio” que han montado junto al ayuntamiento de Béjar. Una mirada detallada nos informa de que las figuras son de cartón, planas y pintadas con poco detalle. El niño debe tener unos 60 años mínimo y es una de esas esculturas tan del gusto de la posguerra. Luego, como colofón, los hombres-niño de musgo, tan del estilo beharahui que son dos maniquíes reciclados de algún comercio. Donación que sin duda el industrioso comerciante reflejará en sus cuentas en las que se desgravará un tanto por ciento de la donación. Los muñecos, no me he podido resistir a incluir detalles, están tuertos ambos sin asomo de vergüenza ni disimulo, uno del ojo izquierdo y otro del derecho. No hablaré de la necesidad de que las instituciones se desvinculen de las costumbres religiosas de los ciudadanos porque eso es cosa de otro siglo, que en el XXI en España estas cosas no las veremos.

Belén cutre en Béjar
Belén cutre en Béjar
Hombe niño de musgo
Hombe niño de musgo
Hombe niño de musgo
Hombe niño de musgo

Animalitos

“Pelo-pico-pata” es una revista de mascotas editada en España. Esta puntualización es necesaria puesto que gran parte de los lectores de estas páginas procede de fuera del imperio del cemento en decadencia que es este país actualmente.
A lo nuestro. La foto que ilustra este comentario está tomada en un quiosco. Es la intención de los editores de la revistita hacer campaña navideña con algo tan tan tan alejado de estas bobadas como son las sufridas mascotas. Nada, que se trata de disfrutar incluso si al bicho le molesta. Fíjense en la cara del pobre animalito. Por cierto, podría publicar la foto de un perro que me es bastante cercano en pijama, tomada la pasada nochevieja. Pero no es cuestión. Baste decir que a todo poseedor de mascotas se le ha pasado por la mente “humanizarlo” haciéndole partícipe de estas mamarrachadas.
Igual también los animales intentan animalizar a los humanos.   
Mascota en navidad
Mascota en navidad