Animalitos

“Pelo-pico-pata” es una revista de mascotas editada en España. Esta puntualización es necesaria puesto que gran parte de los lectores de estas páginas procede de fuera del imperio del cemento en decadencia que es este país actualmente.
A lo nuestro. La foto que ilustra este comentario está tomada en un quiosco. Es la intención de los editores de la revistita hacer campaña navideña con algo tan tan tan alejado de estas bobadas como son las sufridas mascotas. Nada, que se trata de disfrutar incluso si al bicho le molesta. Fíjense en la cara del pobre animalito. Por cierto, podría publicar la foto de un perro que me es bastante cercano en pijama, tomada la pasada nochevieja. Pero no es cuestión. Baste decir que a todo poseedor de mascotas se le ha pasado por la mente “humanizarlo” haciéndole partícipe de estas mamarrachadas.
Igual también los animales intentan animalizar a los humanos.

Mascota en navidad
Mascota en navidad

Dios no existe, son los padres

Vamos a jugar a la lógica, mientras participamos en en la patraña de engaño internacional que hace de los seres más débiles los más vilipendiados. Me ha venido a la memoria una comparanza que no me voy a quedar con ganas de escribir. En tiempos remotos en que el dictador ejercía el poder omnímodo, algunos díscolos se escapaban por los recovecos. Era el caso de “La Codorniz” que uno de sus ejemplares hacía gala de imaginación proponiendo a sus lectores un jeroglífico en el que aparecían dos frascos en la parte inferior de la página y una piña encima de ellos (solución: frasco, frasco, arriba es piña como eufemismo de cierto grito de exaltación). Por supuesto les secuestraron la edición. Ahora que ya nos hemos metido en harina continúo el razonamiento.
Luego hicieron otra portada en la que aparecía la siguiente proposición lógica:


   melín        cojín
—————- = ————
melón           x

Me importa 3x que me cierren la edición.
(No apto para estudiantes de la ESO)

Bueno, pues en el mismo orden de cosas se encuadra la inferencia lógica que el grafitero de esta valla ha querido hacer: que si los padres nos engañan con lo de los reyes, qué no harán las religiones (TODAS) con lo de dios. Ahora creo que entenderán la foto, el título y el cabreo monumental que cojo cada vez que veo a un montón de gentuza vestida a lo medieval engañando tiernos infantes. 

He dicho.

Actualización: creo que la regla de tres era “bombín es a bombón como cojín es a X” lo que tiene sentido, porque se puede hacer gráficamente, como era el estilo de la revista citada.