Peligros de la navidad (II)

¡Ah!, los escaparates son fuente de inspiración continua. Dando una vuelta por el barrio me encuentro el instalache eléctrico más alucinante desde que vi “El astronauta” (1970). El color verde denota de modo inmediato qué objeto tiene el cachivache eléctrico conectado más arriba y que dispone de una cajita llena de espantosas melodías de volumen o melodía seleccionable mediante un conmutador. Pero tal alarde de tecnología queda completado con el invento más fascinante que pueden ver en la fotografía: EL INTERRUPTOR. Dice una de las Leyes de Murphy que es imposible hacer las cosas a prueba de inútiles porque los inútiles son muy ingeniosos.

chapuza eléctrica en escaparate
chapuza eléctrica en escaparate

Q.E.D.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *