De capa caída

No se vayan a creer ustedes que he dejado de odiar la navidad. Ni de coña. Pero este año ando como se suele decir de capa caída, o mejor, de teclado y cámara caídos. Es por ello que no he publicado hasta hoy ningún artículo. Bueno, también porque no tengo mucho tiempo. Espero, sin embargo, que las obligaciones me dejen algún rato, las musas me regalen la inspiración y el hastío no me quite las ganas. De todas esas cosas se precisa para poner artículos, entradas, opiniones o como se le quiera llamar a las gilipolleces de pongo por acá.

En cualquier caso a mí ya me han traído un regalo, el fin del bipartidismo, de la prepotencia que nos ha desgobernado hacia el abismo neoliberal el último gobierno del país. Espero que los regalos me sigan lloviendo de las urnas.

He dicho.

Si les parece poca cosa esta lectura pueden proceder a la pesquisa en la hemeroteca, tienen para entretenerse un rato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.