Inocentes…

Hay quien piensa que el arrancar la última hoja del calendario de 2020 va a cambiar la rotación de la tierra, la fuerza de la gravedad, el paso del tiempo y no sé cuántas cosas más. Ingenuos los ha habido y los habrá siempre. Pero choca que nuestra civilización tecno-ilógica aún dé estos frutos: negacionistas de vacunas, terraplanistas, fumigacionistas y demás inquisidores. Pues sepan, señores y señoras, que el virus no tiene cabeza, ni sistema nervioso, ni inteligencia y en consecuencia le importa un bledo que el año termine en 0 ó en 1, que sea bisiesto o no y, en definitiva se puede asegurar (no decir ni intuir) que las cosas no solo no van a cambiar a mejor si no que, probablemente debido a nuestra estupidez tecno-ilógica, vayamos a empeorar el asunto bastante con las celebraciones navideñas.

Unos inocentes es lo que somos. Y a los inocentes es bien fácil engañarles, como lo hacen y seguirán haciendo. Mientras tanto, hala, a confiar en que de un momento a otro vamos a despertar de nuevo al paraíso de los ríos de leche y miel que el dios de los judíos prometía (dicen) en los viejos escritos.

Ilusiones y mentiras

¡Ay, qué cartel! Declaraciones de principios, mensajes vacuos, ilusiones vacías, contenidos mediocres, diseños obsoletos, deseos imposibles, informaciones erróneas, tradiciones incontestables, sociedades imposibles, inmovilidad asfixiante, el oxímoron invernal. ¡PUTA NAVIDAD! Y lo peor de todo es que será así, también, el año que viene y el siguiente y así “ad infinitum”.

Cartel paz y familia
Cartel paz y familia

Bolas y carambolas

El ayuntamiento de Valladolid en connivencia con unas asociaciones no sólo tienen el mal gusto de llenar las calles de lucecitas espantosas (con el gasto que supone y lo feo e inútil del acto) sino que además se regodean en ello con otra vuelta de tuerca: la publicación de carteles a todo color anunciadores del evento. Otro gasto estúpido, inútil y de consecuencias ecológicas nefastas. Vamos, una carambola. En su descargo decir que el cartel, al menos, no es feo como las putas luces.

Iluminamos la ciudad
Iluminamos la ciudad