Y ahí va la despedida

En este país en el que ya tenemos dos reyes que hacen la magia de desaparecer todos los años un montón de billetes del contribuyente, la gente de la calle no tiene tanta alegría como los noticiarios económicos nos quieren hacer creer. Por el contrario, se ha perpetuado la crisis que es ahora nuestra nueva forma de vida, le guste o no le guste a la población. Esto hace que la imaginación y las soluciones de bajo coste hagan su aparición, como ya he comentado en algún post anterior. Vean este ejemplo de muñeco de nieve hecho con cajas vacías. No es que sea muy elegante, pero al menos decora sin pretensiones. ¿Alguien cree que si de verdad el dinero fluyese a chorros como lluvia de abril la gente decoraría de estas maneras?

(IMAGEN PERDIDA, LAMENTABLEMENTE)

Y con esto me despido de esta temporada caracterizada por la sequía de entradas en el blog. Espero que el año que viene se me ocurran más cosas.

La crisis llega hasta a las ideas

A mí lo más triste no me parece que no haya recursos materiales, lo triste de verdad es que falten ideas y se corone la carencia con falta de excelencia en el trabajo. Miren la guirnalda luminosa que la iglesia de El Salvador (creo que se llama) sita en la plaza mayor de Béjar (donde ando penando por las calles). Lo malo no es que se tenga poco dinero para sustituir el engendro luminoso por uno que gaste menos (en una temporada estaba amortizada la inversión, pero bueno). Lo malo es que falten ideas y como no hay bombillas amarillas suficientes se tiñan de mala manera algunas blancas para dar el pego. Que no lo da, encima. Lo malo no es tener que buscar soluciones alternativas a las bombillas originales y no encontrar (por buscar poco) la laca de bombilla que se sigue vendiendo (hay una tienda a menos de trescientos metros). La cosa viene ampliada por la chapuza en la confección del amarillo sustituto. Y lo peor, el apelotonamiento de bombillas originales por un lado y las chapuceadas por otro, cuando se podían haber repartido de manera que quedase hasta artístico el resultado. Pero no, no señor, es preferible hacerlo deprisa y mal para luego apoltronarse a ver pegar gritos a la gentuza que puebla la televisión de este país.

Luces y crisis (II)

La boca es de lo más castigado, dice una amiga, cuando se mete la pata por hablar demasiado. En este caso demasiado pronto, porque miren que también con luces LED se pueden hacer horteradas y exageraciones. Lo de la moderación venida de la crisis, no vayan a creer, debe ser apenas en algún lugar. Juzguen sino a la vista de la foto que adjunto más abajo, tomada en la pucelanísima calle Mantería.

Luces en la calle Mantería de Valladolid

Luces y crisis

Una de las cosas que me llama la atención este año es que se han cambiado todas las luces (tanto en Valladolid como en Salamanca) por otras nuevas, eso sí, de LED, que consumen menos. Pero también es curioso que se haya hecho justo cuando vienen otras elecciones (municipales, autonómicas y generales en la mayor parte del país). ¿No?

Bueno, pues sea como fuere, da gusto ver que hay algo de moderación en las luminarias, parece.

Feliz 2012

Si, visto el cariz color culo-de-grillo que está tomando la cosas debido a los sinvergüenzas que nos des-gobiernan, el año pasado ha sido muy feliz comparado con el que viene.

Y si no lo creen, tiempo al tiempo.

Ante todo, previsión

Como la cosa está bastante malita habrá que resguardar la horterada que cuelga del balcón (aunque sea de los chinos) para que sirva también el año que viene. De ahí el condón de plástico que le han puesto a la espantosa figura de la foto tomada en Valladolid.

Ante todo previsión

Bendita crisis

Si alguien se pregunta por la razón del titular de esta noticia debería retrotraerse a años anteriores para poder entenderlo. La Caja de Salamanca, luego de Salamanca y Soria, luego Caja Duero (caga dero, dicen algunos) y próximamente Caja Incógnita decora el palacio que constituye su sede con las más variopintas espantajadas que mente humana pueda concebir. Eso sí, siempre grandes, muy grandes. Y siempre caras, muy caras. Tanto que luego las reutilizan en las sedes que dicha entidad tiene en otras ciudades (Burgos, Valladolid, Zamora…)
El año pasado, por cuestiones de Crisis (nótese la maýuscula) no pusieron nada, qué gusto, de verdad. Y este año como la crisis no aminora pues han puesto lo mismo, nada, cosa que muchos amantes de la arquitectura barroca les agradecemos.

Edificio de Caja Duero sin decoración
Edificio de Caja Duero sin decoración

Ayer fiesta, hoy resaca. Y mañana.

En relación a la noticia que publicábamos ayer, he encontrado esta joya que hará sin duda las delicias de los que, bajo el yugo de la hipoteca, gozan en estas fiestas de una liquidez digna de constructor en época de bonanza. Pero coño ¿es que esta gente no tiene sensibilidad, que encima de arruinarnos la vida nos lo tienen que recordar?

grua con cartel luminoso felices fiestas
grua con cartel luminoso felices fiestas

Hipotecas sin intereses

Hipotecas sin intereses
Hipotecas sin intereses

Hipotecas sin intereses. Esta foto sí que es buena, de verdad. Y además nos duele a todos (o casi todos) y más este año. La fotografía fue tomada el año pasado en Salamanca, cerca del apeadero de La Alamedilla, al inicio del Paseo Campoamor y publicada por el blog ESTUPIDEZ.ES que “El malvado Margarito” regenta.

Peeeeeero he decidido ponerla por su rabiante actualidad, en honor a la cara de BOBOS que se nos ha quedado a todos viendo cómo los gobiernos del mundo (TODOS) han regalado (inyectado) nuestro dinero (dinero público) para darle a los ricos (bancos) lo que nos habían quitado de más (hipotecas) en lugar de dedicarlo a los países emergentes (hambrientos) para evitar el desplome (revueltas) que acabaremos viendo a no mucho tardar. No hace falta decir que los eufemismos que usa FALSIMEDIA están en itálica y la cruda realidad está entre paréntesis. Gracias a que unos militares yanquis hace 40 años idearon este sistema a prueba de bombas llamado internet podemos HOY expresar nuestra opinión y repulsa. Bueno, HOY (año 2008) está en mayúsculas porque ya veremos cúanto tiempo tardan estos señores en ponerle puertas al campo, que intentarlo ya lo hacen.