Bendita crisis

Si alguien se pregunta por la razón del titular de esta noticia debería retrotraerse a años anteriores para poder entenderlo. La Caja de Salamanca, luego de Salamanca y Soria, luego Caja Duero (caga dero, dicen algunos) y próximamente Caja Incógnita decora el palacio que constituye su sede con las más variopintas espantajadas que mente humana pueda concebir. Eso sí, siempre grandes, muy grandes. Y siempre caras, muy caras. Tanto que luego las reutilizan en las sedes que dicha entidad tiene en otras ciudades (Burgos, Valladolid, Zamora…)
El año pasado, por cuestiones de Crisis (nótese la maýuscula) no pusieron nada, qué gusto, de verdad. Y este año como la crisis no aminora pues han puesto lo mismo, nada, cosa que muchos amantes de la arquitectura barroca les agradecemos.

Edificio de Caja Duero sin decoración
Edificio de Caja Duero sin decoración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.