La mula

En este escaparate, correspondiente a una farmacia de Talavera de la Reina (Toledo) parece que han querido saltarse la norma que Ratzinger Z emitió hace tiempo eliminando del portalito a los animales de cuatro patas, es decir, la mula y el buey. El escaparatisto o la escaparatista han querido saltarse a la torera la tal norma, pero disimulando, y han puesto a un maromo azul representando, quizá, a la mula. Otra posiblidad es que se trate de una advertencia del barbudo de lo que le va a ocurrir al que le ocurra acercarse a la virgen.

Ah, y los LED que no falten, coño, que pa’ eso es navida’.

La foto, por cierto, es contribución de una lectora de los engendros de este lugar.

Ni los profesionales

Ni los profesionales de curar nuestras dolencias se libran del afán recaudatorio llamado “espíritu navideño”. Vean el bonito adorno que los diseñadores de rótulos luminosos de farmacias han realizado para nosotros. Y el personal de la farmacia igual piensa que con semejante motivo va a vender más condones. Pues no, señores, no. Además, la temporada navideña de los farmaceúticos termina en la primera semana de febrero con la venta masiva de predictores de embarazos fruto de las copas con oro y los tangas rojos de la nochevieja. Ese es el verdadero “regalito” de reyes para más de un incauto/a.

Cartel farmacia
Cartel farmacia