La tortura va llegando a su fin

Una cosa buena tiene la navidad y es ¡que se acaba! Dichosos ustedes que ya han llegado al final de esta tortura anual. El que suscribe, sin embargo, ha de viajar a un país en el que la puta decoración navideña desaparece a principios de febrero. E incluso alguna costumbre tiene su desarrollo en enero. Es por eso que este año no pondré el cartel de “cerrado por fin de temporada” hasta dentro de unos diez días.

Me congratula, sin embargo, la alegría del que ha dejado de padecer este dolor de estómago anual que supone la navidad.

Actualización:

 Y fíjense por donde, me llega este enlace jugoso por correo electrónico. No me he podido resistir a ponerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *