Si no tocó la lotería…

… debe aguzarse el ingenio para las decoraciones de bajo coste. La que presento aquí está hecha con un palé de carga hábilmente recortado y coloreado. En estos casos es más valioso el tiempo gastado en la confección que el precio de los materiales. Como la imaginación no es siempre el mejor atributo de nos ha dotado la naturaleza* pues coger ideas ajenas y reutilizarlas es una buena opción y además, en este caso, colorista y ajena al tráfago religioso.

* Quod natura non dat Salmantica non praestat – “Lo que la naturaleza no da Salamanca no lo presta” dice un viejo adagio que circulaba entre la casta universitaria y que pasó al acerbo popular. En nuestro caso lo que la naturaleza nos negó lo tomamos “prestado” de otros. Hoy día vía Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *