Inocentes…

Hay quien piensa que el arrancar la última hoja del calendario de 2020 va a cambiar la rotación de la tierra, la fuerza de la gravedad, el paso del tiempo y no sé cuántas cosas más. Ingenuos los ha habido y los habrá siempre. Pero choca que nuestra civilización tecno-ilógica aún dé estos frutos: negacionistas de vacunas, terraplanistas, fumigacionistas y demás inquisidores. Pues sepan, señores y señoras, que el virus no tiene cabeza, ni sistema nervioso, ni inteligencia y en consecuencia le importa un bledo que el año termine en 0 ó en 1, que sea bisiesto o no y, en definitiva se puede asegurar (no decir ni intuir) que las cosas no solo no van a cambiar a mejor si no que, probablemente debido a nuestra estupidez tecno-ilógica, vayamos a empeorar el asunto bastante con las celebraciones navideñas.

Unos inocentes es lo que somos. Y a los inocentes es bien fácil engañarles, como lo hacen y seguirán haciendo. Mientras tanto, hala, a confiar en que de un momento a otro vamos a despertar de nuevo al paraíso de los ríos de leche y miel que el dios de los judíos prometía (dicen) en los viejos escritos.

La coyuntura

Si algo de bueno tiene el/la Covid es que ha servido de excusa para miles de cosas. Una de ellas, quizá la más ingenua, es el uso del elemento como decoración en los escaparates navideños. Aquí tienen una curiosa realización de bellotas y punto (sí, como lo leen), en el que se usa la mascarilla casi hasta para el niño-dios-sol-invicto. Se encuentra en la avda. de Portugal de Salamanca, en una tienda de lanas, claro.

Perrito

Si alguien pensaba que las bolas de espejo de las discotecas eran difíciles de superar, se equivoca. Vean el perro ¿dálmata? decorado con espejitos y re-decorado para la ocasión con el consabido gorrito rojo puesto con una gracia y una elegancia digna de nota. Es enorme, puede que mida más de metro y medio. Está en Salamanca, en la calle Toro concretamente, por si alguien quiere ir a disfrutar del espectáculo.

Si no tocó la lotería…

… debe aguzarse el ingenio para las decoraciones de bajo coste. La que presento aquí está hecha con un palé de carga hábilmente recortado y coloreado. En estos casos es más valioso el tiempo gastado en la confección que el precio de los materiales. Como la imaginación no es siempre el mejor atributo de nos ha dotado la naturaleza* pues coger ideas ajenas y reutilizarlas es una buena opción y además, en este caso, colorista y ajena al tráfago religioso.

* Quod natura non dat Salmantica non praestat – “Lo que la naturaleza no da Salamanca no lo presta” dice un viejo adagio que circulaba entre la casta universitaria y que pasó al acerbo popular. En nuestro caso lo que la naturaleza nos negó lo tomamos “prestado” de otros. Hoy día vía Internet.

No puedo estar más de acuerdo

En un escaparate de una óptica, creo, encontré este adornito con el que, por una vez, no puedo dejar de estar de acuerdo. De hecho lo único que vale de la puta navidad es juntarse con la gente que quieres, familiares y amigos. Sin embargo toda moneda tiene cara y cruz, y este caso no es una excepción. La cruz suelen ser las reuniones familiares en las que tienes que juntarte con gentuza que no soportas y con la que estarías bien contento de emprenderla a leches con ellos. Y ellas, que no se libra ni dios. Quitando esas fruslerías de discusiones y esos personajes insoportables, estoy de acuerdo con la maderita policromada de la tienda a pesar del error a pesar de lo mal que suena la mezcla de singulares y plurales. Olvidémoslo, quitémosle importancia porque total, en Tele5 hablan peor y salen en la tele todos los días.

En un escaparate de una óptica, creo, encontré este adornito con el que, por una vez, no puedo dejar de estar de acuerdo. De hecho lo único que vale de la puta navidad es juntarse con la gente que quieres, familiares y amigos. Sin embargo toda moneda tiene cara y cruz, y este caso no es una excepción. La cruz suelen ser las reuniones familiares en las que tienes que juntarte con gentuza que no soportas y con la que estarías bien contento de emprenderla a leches con ellos. Y ellas, que no se libra ni dios. Quitando esas fruslerías de discusiones y esos personajes insoportables, estoy de acuerdo con la maderita policromada de la tienda a pesar del error a pesar de lo mal que suena la mezcla de singulares y plurales. Olvidémoslo, quitémosle importancia porque total, en Tele5 hablan peor y salen en la tele todos los días.

Estaba pensando que algunas personas sufrirán este año por no reunirse con “los suyos” (que a menudo son “los otros”) y no poder besarse, abrazarse, emborracharse e insultarse. Incluso hasta contagiarse. Me pregunto ¿No habrá habido nadie que esté deseando acudir a una de estas reuniones con aviesas intenciones homicidas? Seguro que sí. No me cabe la menor duda de que las restricciones al movimiento igual hasta salvan a alguno de cometer una tropelía familiar con nocturnidad, alevosía, premeditación y regodeo.

Hala, vayan uds. a escuchar al rey chico en uno de los pocos días que se gana el caviar el angelito.

Seguimiento de la farsa

Queridas criaturas: los adultos somos tan imaginativos en la farsa entre nosotros que queremos que tal característica se vaya desarrollando en vosotros también. Por eso nos inventamos todas las tretas del mundo para mantener las farsas de Papá Noêl – Reyes magos de cualquier modo a nuestro alcance. Así también podéis comprobar -o intentarlo- que todo el montaje es cierto como el cielo o el infierno. La tecnología puesta a nuestro alcance la usamos para todo esto y más. Por ello hemos puesto a vuestra disposición el seguimiento en internet del viaje de viejo barbudo imaginario y sus renos.

www.flightradar24.com/r3dno53

Véase que el nombre del vuelo es una variante de RED NOSE (nariz roja) como la del reno que guía el carro imaginario.

Nota para adultos: dios no existe, son los padres.

Otra nota para adultos: si esto hacemos con los niños, qué no harán los políticos con todos.

De Perogrullo capital, oiga.

Por si alguien duda de que en la mente de un comerciante navidad=regalo vean el ejemplo de escaparate de una óptica, farmacia, parafarmacia o similar junto a la plaza de Barcelona de Salamanca. Lo que importa es el regalo, gastar y hala, a otra cosa mariposa.

Tienen en el otro escaparate otros dos ejemplares del “atado como regalo”, una idea ingeniosa sin duda.

Satisfacción asegurada

Están de moda hace tiempo las “super-mega-hiper-cestas” que llegan a cantidades exorbitantes que, a buen seguro, ya habrán visto uds. por ahí. La que nos ocupa hoy solo (solo) tiene 4 cifras según los organizadores: más de 5000€. No es mucho, pero como es una rifa que se realiza entre los compradores de los comercios de la calle mayor de Béjar pues tampoco está mal.

He aquí el principio de la lista de premios capturado por mi cámara traviesa.

Detrás de la máquina de idiotizar de ypico pulgadas (yo la tengo más grande, jjjj) se encuentra uno de los regalos estrellas de la temporada: el masturbador femenino. De ahí lo de “satisfacción asegurada” que da título a esta entrada. Pero quien por estas páginas pase se preguntará a qué viene esto, si no le voy a sacar punta. Veamos.

El otro día comentaba que el porcentaje de decoraciones religiosas de los comerciantes de esta calle nos podría servir como indicación de lo que le importa la religión a la inmensa mayoría de la población. Eso en un país como este que fue “reserva espiritual de occidente” viene a indicar que las gentes por fin empiezan a mirar a lugares que no les indican desde el púlpito, sino desde la tele. Algo es algo, porque al menos de momento no se ha matado y torturado gente en nombre de la caja tonta. En ese sentido es de admirar que los comerciantes incluyan un masturbador femenino entre sus regalos. No queda ahí la cosa, queridos niños: LO PONEN EN EL ESCAPARATE. ¡Si San Fran Bahamonde levantara la cabeza! ¿No lo creen? Pues aquí está la documentación gráfica que lo atestigua.

También hay otros regalos que no han tenido tanto cuidado en empaquetar, como es el caso de las semiconservas de pescado que más abajo pueden ver y que, aunque debieran, no están debidamente refrigeradas. Vale que el escaparate da al norte y en Béjar hace frío, pero arriesgarse así, alegremente, a estropearle la sesión de Satisfyer a la agraciada en el sorteo…

A modo de colofón: me alegra bastante que haya estos guiños de modernidad incluso en lugares pequeños y provincianos. Algo se mueve, aunque sea poco, a pesar de que ciertas instituciones les suenen las tripas.

Admitir la derrota

No siempre se puede ganar la guerra esta de “yo la tengo más grande” (la decoración navideña, se entiende) porque el coste o el tiempo dedicado pueden llegar a ser inasumibles. Se agachan las orejas, se mete el rabo (el raboooooo) entre las piernas y se admite la derrota. Con deportividad, sin acritud. Vean el ejemplo de esta situación en algún lugar perdido de yanquilandia.

Y todo por la puta envidia, hay que ver.

Sin comentarios (o casi)

Vean estos dos ejemplos de decoraciones horrorosas de sendos árboles de navidad. Es que para hacer decoraciones de bajo coste hay que tener buen gusto e imaginación, o si no, copiar que es más efectivo. Estos que acompaño no son para copiar, ciertamente.