Más papistas que el papa

Pues nada, que los fabricantes (o fabricantas) de luminarias navideñas se han apuntado a la modernidad solo a medias: sí que se hacen de LED cosa moderna donde las haya, pero no se leen los escritos de los papas (sin acento). Concretamente el emérito Benedicto XVI hace ya años que afirmó que en el portal de Belén ni buey ni mula. La friolera de 9 años en los que el acervo popular ha ignorado la opinión de tan excelso personaje, ninguneándole cual a predicador en desierto. Ilustra este comentario la luminaria instalada en la calle Zamora de Salamanca, nueva de este año, por lo que queda corroborado lo de «pasar» de lo que no interesa. Como los periódicos mismamente.

Actualización del portalillo: siglo XXI

Si la leyenda del nacimiento del niño dios se situase en estos tiempos, no habría nacido en un pesebre rodeado de paja, mulas y (quizá) animalejos de labor. Habría nacido, sin duda, en un garaje, rodeado de piezas, aceite y olor a combustible. Tal vez por eso algún ciudadano de la calle Volta (creo) de Salamanca, ha decidido poner la estrella anunciado el excelso lugar. Falta que lo abra a ver si en el interior se contiene el famoso «misterio» con que muchos habitantes de este nuestro país decoran.

Dios no existe, son los padres

Resulta que un obispo italiano anda desmitificando la figura de Papa Nöel. He aquí la noticia completa. Pues me parece muy bien que ande desmontando mitos el señor Antonio Staglianò, pero ya puestos a hacerlo mejor sería hacer las cosas bien. Y completas. Porque a poco que se busque información se cae la parte en la que dice «que fue creado en el siglo XIX». Se lo perdonaremos (sin penitencia alguna y hasta sin propósito de enmienda), pero le conminamos a seguir en la línea y derribar otros iconos y mitos que le quedan cercanos: los reyes magos, la virgen, y si me apuran hasta el propio dios al que andan estrujando desde su multinacional hace la friolera de casi dos milenios. Y es que arrimar el ascua a su sardina era fácil antes que la gente agachaba la cabeza ante el poder eclesiástico, pero los tiempos han cambiado y ahora el personal se agacha (y mucho) ante el poder de sus teléfonos móviles y sus redes sociales. De hecho hasta el propio Antonio Staglianò ha tenido que rectificar (o sea, agachar la testuz o humillarse como prefieran), ante las críticas suscitadas.

Hala, a aprender que va siendo hora, digo siglo.

La campana gorda

Cada año la decoración de la plaza mayor de Salamanca es mayor. Si hace unos años el «regalito» ya llamaba la atención, no se queda atrás el nuevo elemento decorativo, una campana gorda, pero gorda gorda. La altura debe andar por los doce metros y, consideraciones estéticas aparte, llama la atención el descomunal tamaño que tiene el invento. A este paso dentro de poco la decoración será tan grande y tan alta que no cabrá en la plaza y tendrá que colocarse en el exterior y cubrirá la plaza completa. Así se podrá apreciar la belleza del monumento que se empeñan, año tras año, en intentar mejorar con nulo resultado: la plaza no necesita embellecerse y menos con mostrencos luminosos.

La campana gorda

Grandes ideas decorativas

En la calle mayor (de Pardiñas y de Sánchez Ocaña) han colocado además de las consabidas lucecitas navideñas, una curiosa decoración de ganchillo o macramé, no sé bien a cual de los dos tipos corresponde. Los elementos colgados son de colorines y me recuerdan mucho a unos que (en blanco) hacía mi abuela para encima de las faldillas de la camilla. A alguien se le ha ocurrido la idea de colgar estos elementos a modo de palio en las citadas calles.

Feos o bonitos, queda a su consideración. Lo que no me cabe duda es de que muy interesante va a ser el día que caiga una nevada maja y se apelmace el mazacote de nieve sobre las cabezas de los viandantes. Espero estar allí ese día y poder capturarlo con la máquina de fotos para su disfrute. De momento quede para la posteridad la fotito de los inventos en su estadio inicial y prístino.

Decoración con manteles de punto en Béjar

Un gracioso tiró una botella de agua (con contenido) y la embocó en uno de ellos, dando la impresión desde lejos de una teta apuntando hacia los paseantes. Debieron quitarla, porque cuando volví para hacer esta foto ya no estaba. Lástima, habría quedado muy mona la foto.

Famosidades

Vean queridos asistentes a este blog provinciano, cómo hacerse famoso (y quizá hasta rico) con una chorrada. Bienvenidos al mundo de la famosidad y de la chorrez suprema, hoy aderezada con una pizca de lo que los yanquis (y por ende medio puto planeta) «espíritu navideño»*

Coloca mal las luces navideñas y deja a Papá Noel haciendo un gesto obsceno

* El «espíritu navideño» hace ya varias décadas que consiste en lucecitas, compras y buenas intenciones para hoy y lo de siempre para mañana.

El sexo es malo, niños

Recordad, queridos infantes: el sexo es malo, malísimo. De hecho provoca que el ser humano y sus gilipolleces se multipliquen «ad infinitum».

Vean este curioso escaparate que el gracejo sevillano ha ideado y que los conservadores de la moral carpeto-vetónica han salido corriendo a denunciar haciendo que la publicidad del sitio se multiplique hasta llegar a estratos nacionales.

Aquí está el enlace a la noticia, pero quede la imagen en este blog, que la nube es traidora y voluble.

Me arrepiento…

Sobre todo me arrepiento de ser tan rápido con el teclado. Por eso ayer publicaba que se había aprobado la celebración de la «Nochevieja universitaria» de Salamanca y hoy me tengo que desdecir, afortunadamente. Parece que los hosteleros han decidido no realizar el evento. Bien, es lo que tenían que haber hecho antes ya que el ay-untamiento no lo hizo.

Se supone que los ayuntamientos y sus representantes democráticamente (ejem….) elegidos por los ciudadanos deben cuidar del bien común. De todos, no solo de los hosteleros, leñe. La bobada esta de un paso adelante y otro atrás que ha dado el cabildo ha hecho que los ciudadanos se mosqueen un poco más con los políticos (pero les seguirán votando, claro) y encima habrá que pagar la bobada, porque el despliegue de policía se mantiene ya que la llegada masiva de estudiantes de otros lugares de la geografía ya está en marcha: vamos que el «macrobotellón de contagio» no lo para ni diosa.

Comenzamos la temporada con dos cojones

Es triste que nos comportemos como si la Covid-19 no existiese. Es triste que las instituciones (muchas) estén de rodillas delante de los grupos de presión. Es triste también que los grupos de presión siempre lo sean en el sentido monetario.

Pues de las tristezas anteriores, hábilmente mezcladas y aderezadas, surge triunfal la celebración del botellón de botellones, de la madre de todos los botellones: La Nochevieja universitaria. Una salvajada que consiste en emborracharse (qué raro) en plan masivo todos los estudiantinos de la santa ciudad (otrora culta) de Salamanca. Un evento que este año, gracias al impulso y presión de los hosteleros y al entreguismo y aquiescencia del ayuntamiento, se convertirá, ñoras, ñores, en la «Macrofiesta del contagio«. Hoy mismo ha sido autorizada la celebración por el cabildo salmantino, falsimedia dixit.

Supongo que acudirán después a lamentarse y a echar balones fuera, pero de momento, por los santos cojones de la omnipresente y omnipotente hostelería salmantina, la suerte está echada. Al ataúd, esta vez.

Capturo la imagen por si algún día desaparece el artículo enlazado más arriba

Estos lodazales

Antes de dar por cerrada la temporada 20-21 de odios y espantos navideños, quiero poner un espejo ante mis narices y las de muchos de nosotros. Este es el resultado obtenido:

Antes de seguir pido perdón al noble, paciente y abnegado asno (burro, jumento o pollino) por la comparación. Lo hago por pundonor porque en su «prao» no hay conexión a internet ni pajolera falta que le hace al bicho.

Si hay algo que caracteriza a estos animales es la cabezonería que hace casi imposible moverlos (ni a palos, dicen) como hayan tomado una decisión. Eso mismo nos ha pasado a los humanos (y humanas, aquí no se libra ni dios) en estas-fechas-tan-señaladas en las que hemos decidido que hay que hacer lo de siempre y de esa idea no se nos mueve (ni a multas, dicen). Hablando el otro día con una leonesa (cazurra gente también) que vive en Alemania, me informa de que por esos lares (Frankfurt a.M.) son incluso más burros y cabezones que nosotros. Me cuesta creerlo, la verdad, a pesar de que esas gentes han dado muestras sobradas de ello. Volviendo al camino, que me desvío. Por haber hecho gala de nuestra decisión inamovible de celebrar como siempre se ha hecho, nos vemos ahora en la cuesta ascendente de la tercera ola del archiconocido Covid-19 que ya cumple dos añitos casi (y lo que le queda). Con otras palabras: de aquellos polvos, estos lodos, o lodazales como reza el título.

Hala, sigamos con nuestras cabezonerías a ver quién puede más, si el puto virus o nosotros.

Hasta el año que viene si las diosas quieren.